06 de enero

JUANA LA BELLA DONCELLA

Corría el año de 1412. Francia llevaba casi setenta años de guerra contra Inglaterra, que ambicionaba apoderarse de la corona francesa.

Entonces en Orleáns nació una niña que, con el paso del tiempo, decidió luchar contra el invasor inglés. Esa niña se llamaba Juana de Arco.

Nunca antes la historia vio a guerrera tan valiente. Nunca antes hubo una mujer que enfrentara el combate con tanta alegría y decisión

Nunca antes hubo nadie que se lanzara contra el enemigo con tanta convicción en la victoria. Nunca hubo un simple nombre de mujer que horrorizara tanto a las tropas adversarias…

Cuando su nombre se pronunciaba, los rudos ingleses temblaban dentro de sus armaduras que ahora les parecían hechas de papel.

06-01-juana-de-arco-02

Juana de Arco no retrocedía. Se lanzaba feliz, a la lucha, dueña de su poder y de su gloria y era apenas una niña: tenía diecisiete años cuando su espada y su grito de guerra sembraban el terror entre las tropas invasoras.

Tiempo después, Juana de Arco fue traicionada, capturada, y llevada a la hoguera por la iglesia, en un proceso que todavía lastima la memoria.

Pero esa es otra historia. Seiscientos años más tarde, la misma iglesia que la quemó viva, reconoció su valor, y la nombró santa: Santa Juana de Arco…

Hoy queremos recordarla como la niña combatiente, como la doncella de Orleáns, como la defensora de su patria.

Un día como hoy, 6 de enero de 1412 estaba naciendo Juana de Arco. Y desde entonces los humanos tenemos otra razón más para alimentar la esperanza.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook