08 de enero

EL GRINGUITO IRREVERENTE

Cada día, en un edificio newyorkino, de gente pobre, a las cinco y media de la mañana, una mujer cerraba la puerta tras de sí para regresar a las nueve de la noche luego de una intensa jornada de trabajo, como obrera mal pagada.

En ese cuartucho humilde quedaba encerrado, solo, todo el día, un niño de apenas siete años.

Un vecino descubrió la soledad del niño y decidió hacerle compañía. Para matar el tiempo, el hombre le pasó bajo la puerta un tablero de ajedrez con sus fichas. Y así, tras la puerta, con paciencia, lentamente, le enseñó a jugar.

Ese niño se llamaba Robert Fischer quien, pocos años después habría de ser el campeón de ajedrez norteamericano más joven de toda la historia y luego el campeón mundial derrotando a los invencibles soviéticos.

Ese héroe inolvidable de la única guerra noble, del ajedrez, estaba destinado a llenar de asombro al planeta entero.

08-01-bobyFisher-02Aquel jovencito desgarbado, de pocas palabras, temible en el tablero, era una gloria de la inteligencia, era la síntesis de las emociones en el tablero, era la explosión de la lucha y la alegría de jugar y de vencer.

Robert Boby Fischer estaba conquistando su primer gran campeonato, el de los EE.UU, cuando apenas tenía 14 años. Fue un día como hoy, 8 de enero de 1958.

Y con su aliento, el juego ciencia, el deporte de la inteligencia, además de eterno, se hizo más implacable, alucinante y bello.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook