11 de noviembre

EL BISTURÍ DEL ALMA

Hubo un escritor que, acosado por las deudas, se comprometió con un comerciante usurero a escribirle una novela a cambio de algún dinero por adelantado.

El acuerdo era que si el escritor no entregaba la novela en el plazo previsto de seis meses, el comerciante quedaba dueño de los derechos de autor de toda la obra pasada y futura del escritor.

El escritor, inmerso en la bohemia y en el juego, dejó pasar el tiempo y cuando apenas faltaba un mes, horrorizado, descubrió que el tiempo se acortaba en su contra.

Algunos escritores amigos le ofrecieron en ese momento entregarle alguna de sus novelas no publicadas, para que el escritor se salvara de aquel terrible pacto que parecía perder en pocos días.

Pero el escritor, que se llamaba Fedor Dostowiesky, se negó a aceptar una novela ajena firmada con su nombre, y se encerró a escribir.

Para poder cumplir el acuerdo, contrató a la más veloz secretaria taquígrafa de la época, una agraciada joven que cumplió su trabajo con absoluta eficiencia.

La noche anterior al cumplimiento del plazo, Fedor Dostowiesky pudo cumplir con el acuerdo y entregó, por debajo de la puerta de la casa del comerciante, los manuscritos de la novela.
Al día siguiente, hablando con su secretaria, le habló de una nueva novela y le dijo que el protagonista estaba enamorado de una mujer más joven que si ella recomendaría un final con matrimonio. La joven entendió el mensaje y le dijo:

 

“Yo le respondo que sí me caso con usted”.

Y se casaron. Dostowiesky, el escritor que penetró en las profundidades del alma humana, con sus más estremecedores conflictos, estaba naciendo un día como hoy, 11 de noviembre de 1821.

11-11-FyodorDostoyevsky04

Y desde entonces, sus lectores, tenemos más luces para leer las sombras del alma humana

 

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook