13 de enero

DUBLINÉS DE CORAZÓN

Un atardecer, al lado de un lago, por un parque de la ciudad, paseaba un escritor cuando se encontró con un amigo.

El escritor se veía más contento que nunca, como si hubiese tenido grandes noticias y cuando su amigo le preguntó cuál era la causa de su estado de ánimo, el escritor le respondió:

Hoy he tenido un gran día en mi novela…he logrado encontrar tres palabras precisas… ahora lo que necesito es hallar el orden correcto… y creo que ya lo tengo en mi cabeza

Ese escritor era el irlandés James Joyce , en ese momento vivía en Suiza, y se empeñaba en escribir Ulises, la novela que sería considerada como una de las más revolucionarias e impactantes del siglo XX.

James Joyce fue un escritor profundamente marcado por Dublín, la ciudad que lo vio nacer, y de la cual se marchó después, en busca de otros horizontes y menos penurias

13-01-James-joyce02

Ser irlandés y católico era una huella difícil de borrar, pero James Joyce quiso tomar distancia frente a los conflictos políticos y religiosos de su patria, actitud que sus coterráneos no le quisieron aceptar.

Cuando alguna vez le preguntaron si alguna vez regresaría a Dublín, respondió:

¿Cómo así que si regresaría? ¡Nunca me alejé de mi ciudad natal aunque viviera a miles de kilómetros. Cuando muera, descubrirán que Dublín, mi ciudad, está tallada en mi corazón”.

Joyce, el gran creador del lenguaje, el arquitecto de la gran novela del siglo XX, fue un irreverente vocacional que nos advertía acerca de sus ideas con esta frase:

No me hables de patria o religión: para el pensamiento y la dignidad, esas son redes tramposas de las que es urgente escapar”.

Joyce estaba muriendo un día como hoy, 13 de enero de 1941. Y nos queda su pasión por el arte y por la literatura, como un monumento a la vida y a la inteligencia.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook