15 de septiembre

LAS ESTATUAS QUE NO SON

Hubo una época en la cual los latinoamericanos soñábamos con una patria única, grande, unida y soberana.

Y ese mismo sueño que en Suramérica tuvo Bolívar, en Centroamérica lo alentó un bravo líder hondureño llamado Francisco Morazán.

Morazán vivió, por un momento, su sueño hecho realidad cuando en 1823 se conformó La Unión Centroamericana, formada por cinco naciones: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

Tras una serie de acontecimientos políticos y militares, Morazán llegó a la presidencia de la república desde la cual intentó varias reformas.

Pero la historia se repite y Morazán enfrentó múltiples obstáculos: las ambiciones de los militares, la oposición de la Iglesia, las presiones internacionales y de los grupos de poder, y la telaraña del nepotismo entre su equipo de asesores.

Hubo sublevaciones y al final Morazán fue derrotado. En un intento por retomar el poder, fue capturado y fusilado.

Muchos años después, cuando el sueño de una gran nación ya estaba despedazado y Centroamérica era apenas un grupo de débiles naciones, el gobierno hondureño decidió un homenaje a Morazán.

Entonces se conformó una comisión de diputados para que viajaran a Francia y encargaran una estatua del gran prócer.

15-09-Francisco_Morazan02

Pero lo diputados en París, se dedicaron a todo tipo de excesos y placeres y se gastaron todo el dinero dispuesto para ordenar la escultura.

Al final, con los apuros, compraron una estatua de un desconocido lugarteniente de Napoleón, y la llevaron a Tegucigalpa.

Francisco Morazán, el patriota hondureño, fue fusilado un día como hoy, 15 de septiembre de 1842.

Y más allá de las estatuas que no son, su sueño de unidad alguna vez se levantará en la conciencia de los pueblos.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook