17 de octubre

EL PIANO PIANÍSIMO 

Hubo un músico de temperamento dulce, voluble, y sus melodías reflejaban su espíritu genial y atormentado. Su madre era polaca y su padre era un francés que había abandonado su patria natal.

Y allí en Polonia nació este joven llamado Federico Chopin, de notable precocidad. Su vida amorosa, sin embargo, no fue un mar de dulzuras y tuvo más de una sorpresa.

Una noche, tocando el piano en casa de un amigo, estaba una mujer cuya presencia molestó a Chopin. Entonces escribió una carta en la que decía:
“He conocido a una mujer que es una calamidad. Fuma, dice malas palabras, es socialista, y su cara no me resulta simpática”.

Pero Chopin era un hombre voluble, y al poco tiempo, de la misma mujer escribió en su diario: “La he visto tres veces. Mientras yo tocaba el piano, ella me miraba a los ojos y yo a los suyos. Sus miradas abrasadoras me enloquecían. Todo en mi alma era música. Solo música. Me ama, la amo…”.

Esa mujer, conocida como George Sand, fue el último amor de Chopin, el músico sensible y frágil que un día como hoy, 17 de octubre de 1849, estaba desapareciendo.

Chopin solo tenía 39 años. Pero a pesar de su vida corta, los públicos del mundo lo recuerdan con admiración, y le agradecen por siempre su música delicada e intimista, compuesta con el alma, y para el alma.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook