18 de octubre

EL PODER DE LA VOLUNTAD 

Hubo un niño pobre, sin escuela, que vendía periódicos en su pueblo. Y cuando el pueblo le quedó pequeño, entonces se trepó al tren para vender periódicos a los pasajeros, y de paso, para vender en los otros pueblos.
El niño empezaba a trabajar a las seis de la mañana y volvía a casa a las nueve de la noche, en el único tren de regreso, y aprovechaba su tiempo para realizar experimentos en el vagón del tren.

Este niño inquieto, creativo, lleno de ideas, se llamaba Thomas Alba Edison y poco tiempo después pensó que si vender periódicos era buen negocio, mejor negocio era publicar el suyo propio. Entonces aprendió a leer y a escribir, y en poco tiempo publicó su primer diario.

Tiempo después, estudió física, química, mecánica, mejoró el telégrafo y el teléfono, y patentó casi mil cien inventos.
Muchos de esos inventos le permiten a usted, en este momento, escuchar esta información. Desde el micrófono, hasta el gramófono, que ya, por supuesto, ha tenido modificaciones.

Thomas Alba Edison, después de una vida dedicada a la ciencia, estaba despareciendo un día como hoy, 18 de octubre de 1931. Y gracias a él, la radio, con su música y con su voz, nos acompaña.

Gracias Thomas Alba Edison, pequeño niño vendedor de dulces, frutas y periódicos.

Gracias Thomas Alba Edison, inventor de tantos y tantos milagros.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook