23 de marzo

 AL FIN, COMO LOS PÁJAROS

Los seres humanos, primates de huesos pesados, de cuerpos lentos, siempre envidiamos a las aves la ingravidez de sus vuelos felices.

Seguro que desde remotos tiempos, soñábamos con lograr lo único que parecía imposible: Volar, vencer las distancias, olvidarnos de la tierra dominante.

Desde la época de Cristo aparecen las primeras historias de un hombre que, volando con alas de madera, llegó a la luna.

Y para ese entonces, los chinos ya ensayaban los primeros paracaídas, y las primeras cometas gigantescas a las que se amarraban para remontar las alturas.

Y luego, en el año 1.000, un herrero alemán construyó unas alas metálicas para volar desde un campanario. Se lanzó y se rompió las piernas, pero el camino a la aviación, estaba abierto.

Más tarde surgió Leonardo Da Vinci. Y luego aparecieron: los hermanos Montgolfier, Lowenthal, el brasilero Santos Dumont, y los hermanos Wright.

El primer vuelo fallido de los hermanos Wright se levantó apenas 36 metros. Esa distancia es menor que la que existe hoy entre las puntas de las alas de los grandes aviones.

23-03-hermanos-Wright02

Volar era un sueño hecho realidad. Y un día como hoy, ante la oficina de patentes de los EEUU, los hermanos Wright patentaron el primer aeroplano.

Era un día como hoy, 23 de marzo de 1903. Desde entonces los seres humanos, entre las nubes, nos sentimos un poco ángeles y un mucho aves felices.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook