26 de marzo

SU VIDA, COMO SU MÚSICA

Beethoven es recordado, en general por su música intensa, conmovedora. Y su música fue como su vida: dramática, marcada por grandes ansias, por la búsqueda de la esquiva felicidad, y por profundas tristezas.

Golpeado por una precoz deficiencia auditiva, Beethoven se sumió en la soledad y en una aparente soberbia, alejado de la gente, para ocultar que ya no podía escuchar.

Entonces escribió su testamento en el cual se confesaba y decía:

A vosotros, que me consideráis hostil, !Cuán injustos sois conmigo! Desde siempre mi corazón me ha llevado a los más dulces sentimientos, pero mi dolencia me obliga a alejarme de todos. Cuando leáis esto, después de mi muerte, perdonadme. Y que el mundo pueda reconciliarse conmigo”.

26-03-beethoven-02Hoy y siempre, los amantes de la música, no solo estamos reconciliados, sino agradecidos con Beethoven. Su música sigue llenando el alma y los escenarios.

Un día como hoy, Beethoven, el hombre del gesto y la mirada ruda, estaba partiendo para siempre.

En el último minuto de su agonía, a las seis de la tarde, una tormenta se desató sobre Bonn. Y entonces, abandonando su letargo, Beethoven abrió sus ojos por última vez, se incorporó con gesto furioso y varios puñetazos al cielo, en actitud soberbia.

Entonces se desmadejó pesadamente. Su corazón había dejado de latir. Fue el último momento del Maestro.

Fue un día como hoy, 26 de marzo de 1827. Y aunque ya no está entre nosotros, desde entonces, Beethoven existe en nuestra memoria agradecida.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook