29 de octubre

UN SABIO SIN TIEMPO

Hay seres humanos con deseos de un mundo mejor y con capacidad para mirar el futuro, aun en medio de las limitaciones de la época.

Uno de ellos se llamó Francisco José de Caldas, conocido, con todos los méritos, como El Sabio Caldas y nacido en Popayán, en el llamado entonces Nuevo Reino de Granada.

En una época en la cual ocuparse de la ciencia era inconcebible, Francisco José de Caldas realizó investigaciones sobre los más variados campos del conocimiento.

Caldas inventó la forma de medir la altura de las montañas a partir de la ebullición del agua. Y aunque nunca reconoció los méritos, este invento fue luego aplicado y explicado en Europa por Humboldt, que lo había aprendido de Caldas.

Caldas estudió en Ecuador la fauna y la flora, el clima, la geología, midió las principales alturas, trazó mapas, y realizó observaciones astronómicas.
Cuando estalló la independencia, colaboró con los insurgentes fundiendo cañones, y fabricando pólvora y municiones.

29-10-caldas_francisco2Capturado por los españoles y condenado a muerte, Caldas pidió que postergaran su fusilamiento tres semanas para concluir una investigación científica. A eso, el jefe español le contestó:

“España no necesita sabios”.

Un día como hoy, 29 de octubre de 1816, el sabio Francisco José de Caldas estaba siendo fusilado por las tropas españolas, condenado por sus aspiraciones libertarias.

Y lo recordamos con gratitud y admiración, por su brillante inteligencia y su compromiso con la vida y la dignidad.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook