9 de noviembre

EL NIÑO DE LAS ESTRELLAS

Un día, un niño, en una biblioteca newyorkina, llegó a pedir un libro acerca de las estrellas.

El bibliotecario lo escuchó sin mucho interés, y se marchó al fondo de los estantes y vino con dos libros enormes, de pastas llenas de colores.

“Aquí tienes”, le dijo, y por encima del mostrador el niño se las arregló para recibir los dos enormes volúmenes.

Cuando se sentó en la mesa y los abrió, se encontró con fotografías de famosos personajes del cine. Pero el niño no estaba buscando esas estrellas. Así que volvió al mostrador y le explicó al dependiente.

“Ah… las estrellas… esas que aparecen en la noche…”, le dijo el dependiente. “Voy a buscar alguna cosa”. Y enseguida regresó con un pequeño libro acerca de los misterios del cosmos.

09-11-carlSagan02

Ese niño newyorkino era hijo de emigranes rusos y recordaba que su abuelo, en la lejana rusia zarista, cuando era joven, tenía como oficio llevar gente a sus espaldas, para que pudieran cruzar un río.

Recordaba que su abuelo hacía el trabajo que deberían hacer los caballos.
Recordaba que su abuelo era una bestia de carga.

Ese niño, después, siguió apasionado a lo largo de la vida por la ciencia y las estrellas y nos llevó de la mano al Sol y a Marte, a los límites del sistema solar, a las afueras de la galaxia, y a lo profundo del cosmos.

Ese niño se llamó Carl Sagan, astrofísico, poeta de la ciencia, y había nacido un día como hoy: 9 de noviembre de 1934.

Y a él le agradecemos el que nos haya llevado al más sagrado de todos los territorios: al país de la ciencia, a ese lugar al que si se llega, ya no habrá retorno posible.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook