Adiós a los lobos

A pesar del frío y de la nieve, Joe Deag  se levantó aquella mañana más temprano que de costumbre, revisó el poderoso fusil de mirilla telescópica preparado desde la noche anterior y, dando saltos para evitar algo del agua empozada, cruzó el patio de su granja.  Entonces trepó al helicóptero que lo esperaba con los motores encendidos.

El piloto gruñó, como saludando, y enseguida levantaron vuelo. Sobrevolaron el bosque, acariciando casi las copas de los árboles, haciendo cabriolas para seguir el curso de los riachuelos congelados, y a los pocos minutos el piloto salió de su mutismo y señaló a lo lejos.

“Allá, Joe—gritó emocionado –esa sombra, detrás de los peñascos. ¡Son ellos!

Un rápido viraje del timón enrumbó la nave hacia un claro del bosque. Allí, una loba jugueteaba con sus cuatro cachorros. Joe Deag enfiló su arma, contuvo la respiración, y disparó.

El primer balazo despedazó al pequeño de los lobeznos. La madre enfrentó todo el terror que le producía el rugir tenebroso de las aspas, e intentó poner a salvo a los sobrevivientes. Pero el segundo disparo, certero, en el vientre, fue para ella. Medio minuto después, los otros cachorros yacían sobre la nieve, casi en el mismo lugar donde los había descubierto el ojo experto del piloto.

lobo_aullando

El helicóptero se alejó, dejando atrás cinco cadáveres que nadaban en charcas de sangre. Era necesario seguir buscando. Más tarde regresarían por las piezas. La mañana de caza y diversión había empezado bien para Deag y para otras decenas de granjeros del norte de los EE.UU.

Un largo trago de whisky y risotadas de celebración llenaron de euforia al cazador y a su piloto que, en forma temeraria, continuaba el vuelo rasante, deslizándose entre los árboles, buscando cualquier cosa que se moviera y pudiera recibir un balazo de Joe Deag.

Era importante aguzar la vista. A esa hora el resplandor de la nieve engañaba, y los lobos eran veloces, astutos. Tanto, que aún quedan algunos a pesar de hombres como Deag y sus amigos que cuentan con equipos sofisticados para exterminar cualquier forma de vida natural.

Tres tragos de whisky más tarde, encontraron una pareja de lobos muertos. Aunque estaban separados el uno del otro, les unía una línea de sangre, recta al principio y luego irregular y ondulante. Era de suponer que estaban juntos e intentaron huir ante el estallido fatal del fusil de otro cazador tempranero.

Pero después de un momento, la euforia empezó a decaer en la cabina. Estos no eran buenos tiempos. Cada día los lobos eran más escasos, la competencia entre los cazadores era más desalmada, y encontrar un solo ejemplar era como un milagro que solo le ocurría a los expertos.

Pero sucedió el milagro. La cabina se llenó de alegría, otra vez. Retozando en la nieve, encontraron una loba con su pequeño. El primer balazo, errático, dejó mal herida a la madre que, con todas sus defensas derrumbadas, lanzaba inútiles gruñidos al helicóptero. Este gesto de la hembra no asustó, por supuesto, al bravo piloto ni a Joe Deag que con dos balazos más pudo matarla.  Mientras tanto, el cachorro encontró refugio entre los arbustos, lo que llenó de ira al cazador.

— Tenemos que echar más ojo, y menos whisky–, dijo el piloto.

— “Por todos los demonios, — respondió Joe Deag –, te juro que no escapará. Déjalo que crezca. Tal vez mañana mismo lo vuelva a encontrar. Solo te digo dos cosas: voy a ganarme el torneo y voy a demostrarle a todos que en este Estado no quedará ni un solo lobo ni nadie que compita conmigo si tengo un fusil en la mano”.

Horas más tarde, cuando el combustible, las balas y el whisky llegaban a su fin, se decidía el retorno, deshaciendo la ruta para recuperar las piezas propias. Las ajenas eran celosamente respetadas porque en la moral de estos autodenominados deportistas, nadie puede alardear de crímenes que no sean propios.

Ya en el pueblo, y antes de que cayera la noche precoz de los inviernos norteños, se iniciaba la fiesta: sobre una rústica tarima un hombre de rostro colorado, voz chillona y enfundado en gruesas pieles, anunciaba la evaluación de la jornada:

–“Johnson: Trece piezas…!Campeón!

Y la turba explotaba en aullidos, aplausos, silbidos de alegría, botellas y disparos al aire.

–Boby: Once piezas…de las cuales, siete eran cachorros…

Menos euforia, menos gritos que se desvanecían cada vez más rápido a medida que las cifras perdían importancia.

“—Deag… seis piezas…”

Hasta llegar al último:

— “Peter: ¡Dos piezas!”

Entonces se escuchaban otra vez los aullidos, pero ya de burla contra el torpe cazador que, en medio de carcajadas y maldiciones de borracho, prometía el primer lugar para la próxima ocasión.

Después, cuando caía la noche y la nieve, los hombres se retiraban al calor de sus hogares y familias a soñar con la jornada del día siguiente…

Mientras usted leía este relato verídico, los pocos lobos que viven en las zonas norteñas de los EE.UU y de otros países, están siendo exterminados. Se ha autorizado la cacería desde helicópteros y, para los menos ricos, desde motos de nieve.

Poderosas agencias de turismo, en especial en Rusia, promueven este tipo de ¿cómo llamarlas?… ellos le dicen “diversiones”.

Algunas firmas de Alaska, Minessota, Columbia Británica, y de distintos lugares de Rusia y la antigua URSS, organizan excursiones donde se alcanzan hasta ochenta inscripciones de cazadores. La tarifa más baja supera los cinco mil dólares. La más alta, incluyendo la filmación del cazador dando el tiro de gracia o patadas y culatazos a los cadáveres de las víctimas, puede llegar al doble. Países como China, Noruega y España tampoco escapan a distintas formas de cacería, que incluyen trampas de especial crueldad.

Es urgente detener el exterminio de esta especie, y de todas las que están en peligro. Remíta sus comentarios a nuestro correo electrónico ramirodiez@ramirodiez.com y nosotros los haremos llegar a distintas autoridades en diferentes lugares del mundo, para detener esta barbarie.

Queremos conocer sus opiniones sobre éste, y otros temas similares. Y si guarda un minuto de silencio por el hermano lobo, y aguza los oídos, descubrirá que, allá, a lo lejos, se acaba de escuchar un disparo. Y otro más.

One Response to Adiós a los lobos

  1. Alejandro Cordero 5 diciembre, 2013 at 11:22 pm #

    Es una horrenda injusticia contra la vida animal, además nos muestra la irracionalidad de pensamiento que el ser humano posee.
    Por favor, ya basta de creer que un ser vivo es superior a otro.

Deja un comentario

Facebook