¿Detrás? no, encima de un gran hombre…

Un principio machista dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. A veces hay mujeres más grandes, inclusive, pero la historia no es justa con ellas. En el siglo XV, Doña Susana Fontanarrosa vendió todas las propiedades que había heredado de su familia, para poder sacar de la quiebra a su esposo, y para permitirle a sus hijos el estudio y un futuro mejor.

Uno de esos hijos se llamó Cristóbal Colón. Y la historia lo recuerda. Sería justo recordar también a Doña Susana Fontanarrosa, madre del descubridor.

No obstante, esto parece ser apenas una hipótesis histórica. Las investigaciones alrededor del navegante, son cada vez más complicadas. Parecería ser que Colón no era genovés. Es que resulta curioso, por decir lo menos, que nunca hablara bien el genovés, su supuesta lengua. En cambio, se expresaba con soltura en portugués y en francés. Y en estos dos idiomas fueron sus últimas palabras.

Algunos afirman que el Cristóbal Colón, hijo de un cardador y comerciante de lana y de doña Susana, no fue el mismo Cristóbal Colón que llegó a América. Que ese primer Colón genovés, se ahogó frente a las costas de Portugal.

En fin: historia deliciosa, inagotable, llena de posibilidades. Busquen en otros capítulos de esta misma sección dedicados al personaje, lo que se afirma sobre su misterioso — y de hecho desconocido hasta hoy–, lugar de nacimiento.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook