EL funcionalismo, o la miseria de los argumentos de los taurófilos

“El funcionalismo” es una visión filosófica que pretende argumentar la validez de la existencia de cualquier fenómeno o acción humana, señalando que cumple una tarea, que desempeña una función. Y, de repente, a falta de razones, el funcionalismo se ha puesto de moda entre los taurófilos.

Los defensores de la barbarie han sido muy brillantes en el momento torturar y de matar. Pero cuando se trata de argumentar, exhiben una pobreza espeluznante.

Ahora dicen que las corridas de toros en los alrededores de Quito, se justifican porque “generan empleo”.  Y con tono conmovido, hablan de “las señoras que venden sánduches”.  Brillantes, sin duda. Contundentes.  Hay que entronizar la barbarie y la miseria humana, hay que torturar y asesinar en público, para que unas señoras vendan sánduches. Nos dejan sin argumentos.

antitaurinos02Si así fuera, habría que entronizar el robo, el asalto y el asesinato. Mire todo a su alrededor. La mayoría de las construcciones humanas están pensadas en evitar el crimen. Mire los muros de su ciudad, los que rodean casas, edificios y urbanizaciones. Mire las rejas. Las seguridades eléctricas y electrónicas. Las garitas de los vigilantes. Las cárceles, los policías y vigilantes, los jueces y abogados. Todos ellos trabajan, desde albañiles y cerrajeros, o ingenieros electrónicos, hasta policías y abogados, porque existen los ladrones y los criminales.

¿Por esa razón, entonces, porque generan trabajo, deberíamos defender a los ladrones y asesinos? Es el mismo argumento. Pero es lo que ahora escuchamos: defender la tortura porque genera venta de sánduches. La miseria humana e intelectual.

A los empresarios de todo orden, incluyendo a los taurófilos, lo que menos le preocupa es generar empleo. Si en sus empresa pudieran tirar a la calle a sus trabajadores y reemplazarlos con un computador, lo harían, encantados. Y seguro que lo han hecho y lo seguirán haciendo. Y, de repente, preocupados por el destino de la señora que vende sànduches. Sepulcros blanqueados, los han llamado desde hace siglos.

“Es que las corridas son necesarias porque generan empleo”.  Genera más empleo el robo y el asalto. Entonces dedíquense a ello. Y más empleo genera la existencia del sida y del cáncer, y los accidentes o las guerras. ¿Cuántos hospitales, médicos y paramédicos, funerarias y cementerios reciben dinero de todo esto? Entonces apoyen y difundan el sida, el cáncer, las guerras. Van a ver cómo aumenta el empleo y crece el PIB.

Argumenten desde la razón y desde la ética, no desde el estómago. El estómago, ya sabemos lo que produce. Y algo huele mal en sus palabras. Nadie se las quiere tragar.

15 Responses to EL funcionalismo, o la miseria de los argumentos de los taurófilos

  1. jvpadillav 4 diciembre, 2013 at 5:46 am #

    de acuerdo

  2. Sol 4 diciembre, 2013 at 12:26 pm #

    Mi querido Ramiro, tus palabras no pueden estar mas dentro de la razón. Aplaudo tu sinceridad y agradezco el hecho de que no te vendas al defender el circo romano del siglo XXI.

  3. Pablo Mora 4 diciembre, 2013 at 4:51 pm #

    Brillante estimado Ramiro. No pare en su lucha.

  4. Mayra vizuete 4 diciembre, 2013 at 8:48 pm #

    Excelente, sus comentarios dejan sin piso los argumentos de los taurofilos.

  5. famor 4 diciembre, 2013 at 8:56 pm #

    Deja de ser amargado, si no te gusta… es tu problema… acaso te piden algo…? vive tu vida y no te hagas el salvador de algo que no te incumbe

    • Jorge Gonzalez 5 diciembre, 2013 at 11:59 am #

      Si para ti pensar y no ser parte de un rebaño es ser amargado, pues también los soy como el 99% de la humanidad que no acepta que una minoría desquiciada , borracha e ignorante quiera salirse con la suya, desfogando sus represiones sexuales y limitaciones mentales con el maltrato a los animales. Sr. Diez lo felicito , por tener una mente clara y el valor de decir las cosas como son.
      Y por cierto a las personas que si mantenemos funciones fisiológicas como la sinapsis, si es de nuestra incumbencia. El parar la violencia y la estupidez, claros signos de subdesarrollo mental y social. Me incumbe porque tengo el derecho de protestar por los derechos de los demás y especialmente de quienes no pueden defenderse. Seguro que antes de ir a saciar tu sed de sangre debes pasar por donde taita curita comiendo la hostia y rezando mil padres nuestros, o me equivoco?. Amén.

    • Ramiro Diez V. 22 marzo, 2015 at 10:04 am #

      a Famor: ¿Ese es un argumento? !Qué misérrimo nivel! No se puede esperar más de quien justifica la tortura y se divierte con ella. Por otra parte, opino sobre lo que se me da la regalada gana. ¿Qué ADN te distingue, o que contacto con algún extraterrestre entre las nubes para que le digas a otro ser humano que se calle? Hay algo en tus neuronas que no funciona bien. No suelo responder de esta manera, pero ante la insolencia, me siento autorizado. Y, finalmente, cómo no ser amargado sabiendo que existen seres humanos así.

  6. jaime muñoz 5 diciembre, 2013 at 7:42 am #

    Añado a las justas reflexiones de Ramiro: En la taurofilia hay un componente de mente colonizada. Se pretenden españoles, aristócratas que disfrutan de su condición de tales. Como si serlo excluyera el crimen de la conquista y la herencia “cultural” de la barbarie. Al mismo tiempo, claro, condenan a los aborígenes del Abya Yala acusándoles de salvajes. ¿Habrá más salvajismo que la tortura al animal -con el disfrute de unos sádicos que contemplan banderillas, pica, estocada, dolor, rabia y sangre- porque “así es la fiesta brava? Concluyo diciéndoles a estos mestizos con arrestos de nobleza que en la propia España se prohbieron las corridas en Cataluña.

  7. Washington 5 diciembre, 2013 at 8:02 am #

    Estimado Ramiro:

    Gracias por la valentía con que enfrentas a los “defensores” de la tauromaquia, el afán genético incontrolable por generar ganancias hace que los hombres pierdan la perspectiva de la calidad humana, basta con demostrar como el mundo sigue desangrándose en las luchas raciales y religiosas indudablemente agenciadas desde los centros de poder que buscan ingentes ingresos a través de la industria de la guerra.

    En el presente caso, los defensores de la tauromaquia olvidan (con conocimiento de causa) los enormes sufrimientos a los que son sometidos esas inocentes criaturas.

    BASTA DE SEGUIR CULTIVANDO ESA HÓRRIDA TRADICIÓN. lOS CURAS FRANCISCANOS DEBERÍAN IMPEDIR EL USAR EL NOMBRE DE JESÚS DEL GRAN PODER PARA SIGNAR ESA FIESTA LLENA DE SÁDICA MALDAD.

    Francisco de Asís nos dejó un enorme ejemplo de amor hacia todos los seres, por ello me llama la atención de que los franciscanos en nombre del amor de su patrono no hayan hecho nada por desvincular su nombre de esta “fiesta” de profunda demostración de la maldad humana.

    Saludos;

    Washington.

    • Jorge Gonzalez 5 diciembre, 2013 at 12:07 pm #

      Estimado amigo, te recomiendo leer “El Poder del Gran Señor” de Iván Eguéz, lo disfrutarás y entenderás el porque de está fiesta “brava” y su relación con el poder instituido y eclesiástico.

  8. ILIANA CERVANTES 5 diciembre, 2013 at 11:18 am #

    De acuerdo con su reflexión,es absurdo que se llame tradición a esta barbarie con los pobres toros, creo que son unos sádicos los que gozan con el sufrimiento de un animal afirmando que es un arte, pobres ignorantes.

  9. Anibal 5 diciembre, 2013 at 7:45 pm #

    Excelente artículo. Por suerte ahora ya son pocos los que asisten a esta sanguinaria celebracion.

  10. Andres Pozo 5 diciembre, 2013 at 9:53 pm #

    Apreciado Ramiro

    Reciba un afectuoso saludo. Esperando que se encuentre bien, gracias por tus comentarios siempre tan acertados y haciéndonos reflexionar.
    Ya lo decía Einstein existen dos cosas infinitas el universo y la estupidez humana de la primera no estoy tan seguro de la segunda está comprobado y demostrado con las tradiciones tan absurdas.
    Un abrazo

  11. Javier 6 diciembre, 2013 at 11:42 am #

    simplemente Brillante

Deja un comentario

Facebook