Los bueyes del subsuelo

Las apariencias no deberían encaminar nuestro juicio, cuando de apreciar la naturaleza se trata. Las lombrices, por ejemplo, a pesar de su humilde y no muy grato aspecto para algunos, son más importantes para la vida en el planeta, que los mismos seres humanos. Ya Aristóteles las había llamado “los bueyes del subsuelo” y aunque se conocen cerca de 7.000 especies, los humanos apenas hemos podido domesticar dos o tres de ellas. En algunos países los lombricultores son un gremio tan poderoso como los ganaderos en algunos países latinoamericanos.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook