16 de octubre

OSCAR WILDE

Uno de los grandes personajes británicos del siglo XIX fue un irlandés de refinado humor, de explosivo talento, de actitud irreverente.

Se llamaba Oscar Fingal O´Flahertie Wills Wilde, y el mundo simplemente lo conoce como Oscar Wilde, el irreverente, Oscar Wilde, el perseguido.

Oscar Wilde nació en una Irlanda desde siempre sacudida por sus aspiraciones libertarias, y en medio de una familia de refinada cultura.

La figura que sin duda más influyó en su espíritu, fue la de su madre que se decía descendiente de Dante Alighieri y que alentó en su hijo una actitud de desafío ante la vida y ante la hipócrita sociedad victoriana de su tiempo.

Cuando Oscar Wilde tenía trece años, conformó con su madre una sociedad a la que solo ellos dos pertenecían. Se llamaba la “Sociedad de lucha contra la hipócrita virtud, y en defensa del pecado”

Después vinieron días de gloria, cuando era el personaje más reconocido en los ambientes literarios y culturales. Pero hubo un ingrediente que complicó el panorama, y fue su militancia socialista, que el poder inglés no le pudo perdonar.

Y luego vinieron sus amores equívocos que lo llevaron a un juicio del que salió para morir.

Acerquémonos a Wilde con dos frases suyas, muestras de su humor profundo e irreverente, de su humor imperdonable en todos los tiempos desde la perspectiva del poder:

“No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo”

“Uno siempre debería vivir enamorado. Por eso nunca debería casarse”

Ese era Oscar Wilde, nacido un día como hoy, 16 de octubre de 1854. y nos dejó la huella de su nobleza humana y de su talento superior.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook