¿Pintor? no, por favor…

En siglo XVI en España, era vergonzoso hacer algo con las manos. En lo más bajo del escalafón social estaban los agricultores, carpinteros, herreros, médicos y pintores. Entre ellos, estaba el mismo Diego de Silva y Velázquez, quizás el más grande pintor español de todos los tiempos. Era tal la discriminación, que cuando tocaban a la puerta de la casa de Velásquez para preguntar si allí vivía un pintor, el artista lo negaba: “No, no vive aquí ningún pintor”, respondía el Maestro.

Diego_Velazquez02

Hoy, dicen en voz baja en muchas partes, pensar es considerado tan indigno como lo era hacer cosas con las manos en la España oscurantista. Ojalá no lleguen tiempos en los cuales la gente tenga que ocultar que puede pensar, así como antes era necesario ocultar que se sabía pintar, para no perder el prestigio. Digo “ojalá”. Y parece que no se me cumplió el deseo. Hoy, el pensar, es algo que debe ocultarse. O minimizarse. “Pienso, luego estoy en problemas”, diría Descartes, en los tiempos que corren.

,

2 Responses to ¿Pintor? no, por favor…

  1. ozzkarolmedo 15 enero, 2015 at 11:21 am #

    “Pienso, luego insisto” sería lo recomendable hoy en día.

  2. Ramiro Diez V. 2 marzo, 2015 at 8:32 am #

    Muy bueno ese “Pienso, luego insisto”. Tiene más esperanzas que “Pienso, luego voy a la cárcel”, “Pienso, luego me discriminan”, “Pienso, luego me acallan” y otros etcéteras. Sí. No se puede dejar de insistir. Un abrazo.

Deja un comentario

Facebook