SACRILEGO

La palabra viene del latín sacrilegium, sacri (sagrado) y legere (robar).

Sacrilegio, en principio es robar objetos que pertenecen a la iglesia, que era la única que se consideraba poseedora de objetos sacros. Hoy la expresión se extiende para indicar lesión, profanación de un lugar, o una persona o cosa consideradas sagradas en cualquier ámbito. Una fábrica de papel en la mitad del templo amazónico, es un sacrilegio.

¿Did you listen, Mr. Lula?

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook