Tres meses en la escuela

Thomas Alba Edisson fue un niño que, por pobre, solo estuvo tres meses en la escuela. Fue vendedor de dulces y verduras, de periódicos, y un día pensó que si vender periódicos era buen negocio, escribirlos e imprimirlos sería mucho mejor. Entonces aprendió a leer y a escribir bien. Cuando aprendió a leer, su padre le pagaba 25 centavos por cada libro leído.

Al final de sus días, aquel niño que apenas pudo ir a la escuela, había patentado más del mil intentos muchos de los cuales hoy todavía disfrutamos.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook