Un soldado de terror

1 PxP PDxP
2 DxD+ RxD
3 0-0-0! Jaque y se pierde la torre
Era un muchacho de 19 años, con un extraño tipo de alcoholismo que, tras dos copas, se hundía en las peores pesadillas. Huérfano desde niño, tuvo que abandonar los estudios porque su padre adoptivo, tipo multimillonario, le negó cincuenta dólares para comprar libros. Y en un esfuerzo por conseguir el dinero, se dedicó al juego y acumuló deudas enormes que lo obligaron a escapar.“Allí tengo alojamiento y comida gratis”, pensó el joven, y se enroló en el ejército. En la milicia era conocido como Samuel Perry y dado que hablaba y escribía bien, fue ascendido a sargento y su principal tarea era redactar cartas – íntimas y de trabajo –, para los oficiales.Esta nueva vida le duró poco, porque al final fue sometido a consejo de guerra y enfrentó estas acusaciones: Contar historias de terror en las noches, para no dejar dormir a la tropa. Leer libros que no eran de su grado. Jugar al ajedrez. Negarse a ir a misa.Degradado y expulsado del ejército, pidió un último favor a sus compañeros de milicia: Un dólar por cabeza, para publicar un libro de poemas sobre la vida en el cuartel. Recibió un total de 135, se marchó, y publicó el libro. Por suerte, para la poesía, Perry los engañó, no mencionó el tema, y se dedicó a escribir deliciosos cuentos de terror. Su nombre verdadero era Edgar Allan Poe.

En la vida, como en el ajedrez, no se sabe de donde salta la maravillosa sorpresa.

Tener-O`Nelly, Sofía 1934.

No comments yet.

Deja un comentario

Facebook